Dropshipping: la nueva forma de vender sin preocuparse por el stock ni envío

↑ Gana dinero solo por usar este navegador ↑

¿Quieres iniciarte en el mundo de las ventas y abrir tu propia tienda de dropshipping? La preocupación de muchos es el presupuesto y lo que deben invertir en comprar stock.

Este tipo de negocio es la alternativa perfecta a día de hoy por todos los beneficios que reporta. Esta nueva forma de vender está causando furor en todo el mundo, especialmente en España, aunque poco a poco se está estableciendo en otras regiones de sudamérica. Descubre cómo funciona y cuáles son sus ventajas.

Qué es Dropshipping

El boom del e-commerce ha permitido que en los últimos años muchas empresas online hayan facturado grandes sumas de dinero. De hecho, tal y como indica la web del BBVA, el comercio electrónico aumentó en 2018 su facturación carca del 25% con respecto a la temporada anterior, ingresando un total de 40.000 millones de dólares.

De ahí, que existan tantas tendencias para vender por Internet. Para que el inventario no sea un problema una buena forma es hacer Dropsipping, un modelo de ventas de productos online al por menor. En estos negocios son los mayoristas quienes se encargan del stock y realizar los envíos a cada uno de los clientes.

Al crear una tienda de dropshipping, el dueño deberá encargarse únicamente de generar ventas a través de su plataforma. Los productos del stock y los envíos serán realizados por el proveedor. Optar por este modelo de e-commerce es la mejor alternativa pues los esfuerzos se centrarán en las ventas y no en la logística que tanto tiempo requiere.

Quienes ya han experimentado con una tienda online, requieren de dinero, tiempo y esfuerzo. Algunos retos a los que se enfrentan es el almacenamiento de los productos, mantener un stock, el envío y las devoluciones. No obstante, esta tendencia del dropshipping hace a un lado todos estos procesos permitiendo al dueño del negocio enfocarse en aumentar sus ventas.

Cómo elegir un proveedor Dropshipping

Abrir un e-commerce de este tipo requiere que se hagan negociaciones con un proveedor. Mediante los acuerdos establecidos con algún mayorista se pueden vender artículos que no se tengan en físico. Cuando algún cliente compre esos productos, el fabricante recibirá también una notificación y serán ellos quienes se encarguen de hacer llegar dicha compa.

¿Cómo elegir un proveedor? Lo primero es comprobar que se está realizando un acuerdo con el mayorista oficial, sin intermediarios. De esta manera el precio de los artículos no aumentará si hay terceros implicados en la cadena de compra. El dropshipper debe disponer de un catálogo con los nichos relacionados con la tienda donde se van a promocionar.

Es importante tener en cuenta los detalles de embalaje como el incluir factura, el servicio de tracking y la logística a seguir en caso de alguna devolución. Por último, estipular cláusulas sobre el tratamiento de los datos de los clientes. El proveedor no puede utilizar los datos personales para comunicarse directamente con los clientes.

Ventajas del Dropshipping

Lo más llamativo de estos negocios online son las múltiples ventajas que ofrecen. Las que están relacionadas con el stock de los productos y la inversión requerida son las siguientes:

Poca inversión

La mayor diferencia entre las tiendas de este tipo y las físicas es la inversión requerida por el inventario que se necesita. Además de mantener cierto stock, los productos pueden dañarse o averiarse generando mayores gastos. Se suman también los gastos de inventario, envío y devoluciones.

Con el dropshipping no existen estos riesgos ni la necesidad de invertir tanto dinero. Con un presupuesto mínimo dirigido a la creación de la tienda y estrategias de comunicación y venta es más que suficiente. Todos los gastos relacionados con el inventario, almacén y envío quedan a responsabilidad del proveedor.

Stock ilimitado

Todo mayorista confiable dispondrá de un stock ilimitado para responder a los requerimientos y compras de los clientes. Sin importar cuál sea la magnitud de los pedidos tienen las maneras de solventar cualquier problema de falta de stock. Cuando existen ciertos productos que difícilmente se venden, el hacer ciertas ofertas logra la venta de los mismos.

Gran escalabilidad

Escoger un buen proveedor es clave para alcanzar una mayor escalabilidad. Una de las ventajas del dropshipping es que la tienda online puede ir creciendo a ritmos indetenibles. No hay límites para ofrecer y vender productos. Las tiendas online permiten llegar a millones de clientes en cualquier parte. Para eso, el dropshipper estará preparado para realizar lo envíos en los plazos previstos.

Desarrollar las fortalezas

Los inicios en los negocios suelen ser cuesta arriba al principio. No es fácil encontrar el equilibrio teniendo tantas cosas que atender a fin de encaminar hacia el éxito el negocio. Cuando se inicia una tienda online desde cero puede resultar abrumador. La mejor manera de empezar es con la ayuda del dropshipping.

Una vez que la parte logística queda a manos del proveedor, el dueño de la tienda puede desarrollar sus fortalezas. Centrándose más en la captación de clientes, el trato con los usuarios, nuevas estrategias de venta. Todo esto, permitirá que dedique tiempo en hacer crecer el negocio y que aumenten las ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *